Rafael Ramírez Colina: “Con un sueldo de hambre Maduro continúa agobiando a los venezolanos”

Sueldo de hambre. Una visita al mercado público municipal de Corito en Maracaibo, estado Zulia, así lo demuestra. El diputado a la Asamblea Nacional, Rafael Ramírez Colina, realizó un recorrido por los comercios para demostrar que, con el nuevo incremento salarial, los venezolanos siguen sin poder llevar el pan de cada día.

Rafael Ramírez Colina, diputado a la Asamblea Nacional (1)
Rafael Ramírez Colina, diputado a la Asamblea Nacional

“Un kilo de carne. Para eso alcanza el salario aún después del aumento. Aquí vemos cómo está la crisis, cómo está la inflación y cómo pretende este régimen matarnos de hambre con un sueldo que no cubre ninguna necesidad, por no atacar la hiperinflación. Hoy el precio de la carne es de 2 millones 500 mil bolívares, el equivalente a todo un mes de trabajo de los venezolanos” indicó Ramírez Colina.

Segundo Castellanos, un comprador, aseguró que lo que se vive en el país es una “locura”, a propósito del anuncio presidencial en el que Nicolás Maduro fijó el salario en Bs 1.000.000 y el bono alimenticio en Bs 1.555.500, para un sueldo mínimo total de Bs 2.555.500.

Miriam Linares, Primero Justicia Zulia
Miriam Linares, Primero Justicia Zulia

“El único país del mundo que se pone bravo cuando aumentan es Venezuela ¿Hasta cuándo va a ser esto? Todos estamos llevando vaina. El carnicero compra caro y los compradores pagamos aún más caro” explicó.

Cueros de res y pellejos de pollo logró comprar José Javier Vílchez, quien debe alimentar a sus cuatro hijos y con su salario mensual, no logra cubrir las necesidades del hogar. “Para esto es que me alcanza. El kilo de yuca ya está en 100 mil bolívares. Tengo que buscar la forma de darles algo de comer a mis hijos”.

José Javier Vílchez, Primero Justicia Zulia
José Javier Vílchez, Primero Justicia Zulia

Un problema con solución

Ramírez Colina aseveró que continuar aumentando el salario sin verdaderas medidas económicas, solo acentuará la problemática nacional. Se estima que, en 2018, la hiperinflación podría superar el 18 mil por ciento. “La gente no quiere que le aumenten al salario, sino que los precios se estabilicen, que la gente pueda comprar lo que necesita. No alcanza para comer, para pagar medicamentos, transporte y las necesidades del hogar. El país está agobiado. Lo que vemos hoy es un sueldo de hambre, de miseria. Lo que hay que controlar es la inflación y se controla produciendo, no amenazando, ni cerrando empresas”.

 “Un plátano 100 mil bolívares. Brincamos y saltamos para poder alimentarnos porque el sueldo no alcanza, ni con los bonitos esos que reparten” aseguró Miriam Linares, quien finalizó sus declaraciones pidiendo “libertad” para Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s